Blog

Home Blog

Mi amor por ti

BLOG1-05

¡Hola queridas mamás!

Les doy la bienvenida una vez más, Por esta ocasión vamos a platicar sobre ese sentimiento especial que nos llena de amor al momento de convertirnos en mamis. ¿De dónde viene tanto amor?

Es impresionante como desde el momento en el que sabemos que estamos esperando a nuestro bebé ya nos sentimos enamoradas de ellos, incluso de conocerlos. Los futuros papás a menudo sienten una poderosa mezcla de emociones y anticipación, y estos sentimientos ayudan en nuestra relación con el bebé.

 

Cuando estamos embarazadas, nuestras hormonas de mamá también empiezan a formar la base de este vínculo afectivo con nuestro bebé. Estas hormonas se producen durante todo el embarazo y se vuelven más fuertes cada semana.

A medida que se va acercando la fecha prevista para el nacimiento, nuestro cerebro empieza a producir cantidades cada vez mayores de oxitocina, cuya función es la de despertar y fortalecer nuestros instintos maternales. También conocida como la “hormona del amor”

En las mamás embarazadas, la principal función de la oxitocina es reducir el estrés y a la vez aumentar el deseo y la ilusión de prepararse para la llegada del bebé.

No dejes de leerme, pronto estaré compartiendo un poco más sobre lo bella y perfecta que puede ser nuestra vida cuando nos volvemos mamás.

O sea que cuando tu organismo empieza a bombear más oxitocina durante el embarazo, es como si por tus venas estuviera circulando más amor.

 

BLOG1-05

Tu bebé también empieza a crear un fuerte vínculo afectivo contigo, incluso antes de nacer. Los estudios demuestran que su corazoncito late un poco más fuerte cuando escucha tu voz, cuyo sonido seguirá estimulándolo y reconfortándolo durante muchos años.

Por eso estamos llenas de amor mucho antes de conocer a nuestros pequeños. Es el sentimiento más difícil de explicar ojalá todas las mujeres pudieran sentirlo, todo nuestro mundo cambia por completo. Ahora nuestras alegrías y tristezas, los días y las noches dependen de nuestros pedacitos de cielo.

No dejes de leerme, pronto estaré compartiendo un poco más sobre lo bella y perfecta que puede ser nuestra vida cuando nos volvemos mamás.

 

Con amor: Mamá Bebin.